Grupos que Visitaron Tierra Santa – Octubre 2018

Octubre fue un mes de récords para la industria del turismo en la Tierra Santa. Durante el mes de Octubre, alrededor de 500 de todo el mundo visitaron Israel, totalizando cerca de 3.5 millones de turistas hasta finales de octubre de 2018.
Los turistas y los peregrinos cristianos y evangélicos de América Latina contribuyeron de forma representativa al aumento de este número récord. En octubre, en Tierra Santa las temperaturas todavía son muy agradables y el otoño no llega trayendo muchas lluvias, lo que hace que la región sea muy acogedora.
Nuestros grupos, de mayoría cristianos, divididos entre católicos y protestantes de diferentes iglesias, comenzaron su viaje por la Margen Costera de Tierra Santa, desde Tel Aviv donde conocieron los principales puntos turísticos de esta súper moderna metrópolis, llegando a la parte más antigua del puerto de Yaffo, donde visitaron el Barrio de los Artistas y la Iglesia de San Pedro.

Durante su recorrido por la zona costera, en la ciudad de Cesarea, antigua capital romana, se maravillaron de su teatro romano, la fortaleza de los cruzados y el acueducto. En el camino hacia Haifa, subieron al Monte Carmelo donde se encuentra la Gruta del Profeta Elías y también contemplaron los hermosos Jardines Persas en el Templo Bahai. Para finalizar con la región costera, nuestros grupos fueron hasta la ciudad de San Juan del Acre, capital de los cruzados, donde visitaron varias fortalezas medievales

De Acre los peregrinos de dirigieron hacia la Región de Galilea, donde está ubicado el famoso Mar de Galilea, o Kineret, como es llamado en Israel, y disfrutaron de un Paseo de Barco, esta vez incluso con la conmemoración del aniversario para uno de nuestros peregrinos, con pastel y danzas.
En la Galilea, nuestros peregrinos tuvieron la oportunidad de renovar sus votos de bautismo en el río Jordán, conocer el Monte de las Beatitudes, y las famosas aldeas bíblicas de Tabgha, Cafarnaúm, Caná de Galilea y el Monte Tabor. En Nazaret, visitaron la Iglesia de la Anunciación y la Carpintería de San José.

Generalmente, solemos dejar para los últimos días la ciudad de Jerusalén, pues éste es el lugar de mayor emoción para nuestros peregrinos, donde garantizan que logran alcanzar una fe y espiritualidad superior que en otros lugares. En el camino hacia la Ciudad Santa, paramos en el Mar Muerto, el lugar más bajo del mundo, para que los peregrinos pudiesen relajarse en sus aguas altamente medicinales y después ascendieron a la Fortaleza de Masada.
Una vez en Jerusalén, los peregrinos muy emocionados disfrutaron de una vista panorámica de la ciudad desde el Monte de los Olivos, posteriormente en la ciudad Vieja, caminaron por la Vía Dolorosa hasta la Iglesia del Santo Sepulcro y conocieron el Muro de las Lamentaciones.
Los peregrinos cristianos recibieron su certificado de peregrinación en una ceremonia emocionante de cierre.

Contacto






* Campos obligatorios